reseña histórica

La concepción de Villa Martha es un sueño que germinó desde los años 70 en la mente y corazón de una familia de peruanos, el cual comienza a fines de 1996 a concretarse a través de la compra del terreno aparente, el cual serviría más tarde para dar inicio a la construcción de la obra, que hoy podemos decir que este sueño es una realidad que ya ha dado abrigo y protección, ternura, amor y educación a mas de 700 niños, niñas y adolescentes.

El tiempo que duró la proyección no fue fácil, por el contrario, el camino fue muy largo y espinoso. En el transcurso de los años, se comentó, analizó, y se ofreció a tantas Entidades, pero por un motivo u otro nunca se pudo materializar; ya casi cuando parecía imposible se inició el proyecto pensando en un hogar para 50 niños y a medida que se iba avanzando en la construcción y se nos daban las dificultades de una forma u otra, la obra tomó la dimensión que hoy tiene, no faltó en este caminar el consejo y el apoyo de las hermanas Nazarenas Co-Fundadoras de la obra, en mis constantes visitas al Cristo Crucificado. Creo que el Señor sabe lo que uno tiene en su corazón y las fuerzas que tiene para poder llegar a su meta.

Increíble, hoy ya hablamos de una obra terminada donde encuentran paz y esperanza de vida 72 menores. En este sueño hoy realizado, muchos años han pasado pero siempre primó el deseo de servir al prójimo en la persona del niño abandonado, desamparado, carente de afecto y protección. Es por eso que esta obra esta dedicada íntegramente a ellos y por ningún motivo en el presente ni en los tiempos futuros, este objetivo no podrá ser cambiado ya que los niños son dueños morales de esta Institución que está constituida sin fines de lucro, con el objetivo de proteger y mantener prioritariamente a los niños y adolescentes sin distinción de sexo que se encuentren en estado de abandono moral o material.

En lo posible los niños se autosostendrán en labores en el campo, en la crianza de animales y en el trabajo de los talleres donde aprenderán a cosechar sus propios alimentos como vestir sus propios cuerpos y santificar su alma sin necesidad de ser niños mendigos. En el camino de la obra siempre encontré la comprensión y el apoyo incondicional de mi hermana Margot que vivían como yo todas las vivencias. Mi espíritu crece en contemplar la felicidad que Villa Martha representa a muchos niños, Hoy, Mañana y Siempre, con la complacencia de mi Madre en la Eternidad.

 
 
SÍGANOS EN:  
 
nosotros | nuestra labor | chicos y chicas | contacto | álbum | voluntariado | donaciones
Dirección: CPR Picapiedra, Parcela H6. Pachacamac - Lima. Perú. Teléfono: (511) 231-1323